lunes, 30 de enero de 2017

Para comprender la historieta. Rius

En el número de febrero de 2017, la revista Relatos e historias de México presenta Rius. La historia y la historieta, no se lo pierdan a partir de mañana en puestos de periódico.


Cien años de caricatura de El Universal, visto por Musacchio


El curador de la muestra asegura que no hubo robo de foto, sólo es una “apropiación”, pues el artista compró una publicación donde aparece la gráfica y eso, dice el ignorante, le da derecho de usarlaLa República de las letras



La República de las letras

CIEN AÑOS DE CARICATURA
Agustín Sánchez González no es sólo un experto en historia de la caricatura mexicana. Es también un fanático del tema, un incansable buscador de tesoros que se hallan ocultos en las hemerotecas. Con ese espíritu sabio y gambusino hurgó en la colección de El Universal y rescató muchos de los mejores cartones aparecidos en ese diario que en 2016 llegó a su primer siglo de vida. El libro se llama Cien años de caricatura en El Universal y fue editado por la empresa periodística. Por sus páginas desfilan desde Acosta y Alcalde, moneros que se contaron entre los fundadores del diario, hasta los excelentes NaranjoHelioflores y Boligán, pasando por El Brigadier Arias BernalArthenackAudiffredEl Chamaco CovarrubiasDzibFachaEl Chango CabralGuerrero EdwardsAlberto IsaacIslas AllendeMagúRoberto MontenegroCarlos NevePalomoPaco Ignacio Taibo IRiusHugo TilghmanSantiago R. de la Vega y los pintores y excelentes caricaturistas Alfonso X. Peña y Alfredo Zalce. Casi nada.

domingo, 29 de enero de 2017

La llorona, de Leduc

Un poema del gran maestro Renato Leduc. (A propósito del lloriqueo nacional porque una española dijo que los mexicanos somos muy llorones)






La Llorona

No llores, llorona, porque el llanto afea 
y quien mucho llora muy escaso mea.

No enturbies, señora, la luz de tus ojos, 
no llores, señora, porque el llanto afea 
y el riñón inunda de hirientes abrojos 
pues quien mucho llora muy escaso mea. 
Si fue por tus hijos cesa ya tu llanto. 
Si fue por tu amante, con mayor razón... 
Llorona, la muerte nunca es para tanto 
y hay que hacer de tripas −dicen− corazón. 
Lágrimas de sangre o de agua alcalina 
ni al amor diluyen ni al amor concitan; 
mas en cambio, infaman de humildad canina 
y el alma corrugan y la cornea irritan... 
No llores, Llorona, porque el llanto afea 
y quien mucho llora muy escaso mea...

El Nazionalismo ramplón contra la caricatura de un nazi

Estas últimas semanas de enero de 2017, mientras comienza el año nuevo chino, hemos presenciado en México una suerte de histeria colectiva a raíz de las declaraciones, actitudes y arrogancia de un gringo, hijo de inmigrantes ilegales, que por cuestiones de forma de elección, y sin haber tenido mayoría de votos obtuvo la presidencia en EU.

Por cierto, este bufón ni siquiera llega a la calidad de nazi, ya que estos tuvieron la mala madre de ser inteligentes para joder al mundo y este tipejo ni siquiera creo que llegue a terminar su mandato.

La torpeza gubernamental, al lado de el odio ancestral a los gringos (por algunos sectores minoritarios)han gestado un movimiento de boicot a todo lo gringo.

Hace tiempo me queda claro que vivimos en una sociedad cuyos genes autoritarios nos han hecho soportar, sin pudor alguno, al presidencialismo mexicano y, por ende, al sistema de partidos que ha mantenido al cada vez más decadente PRI.


Discursos demagógicos que convocan a los "verdaderos mexicanos" a dejar de lado todo lo gringo y sumarse al boicot ya que de otra forma, dejarían de ser verdaderos mexicanos.

Cuando pregunto quién da fe de eso y cuestiono el nazionalismo autoritario, recibo una andanada de insultos y el bloqueo institucional.

Otros culpan al neoliberalismo, como si los gobiernos anteriores a los tecnócratas hubieran sido la panacea. Impresiona que se piense en ello, sobre todo cuando se dice la gente de izquierda.

El nacionalismo, como movimiento ideológico, es un movimiento decadente que no tiene cabida en nuestros días y que nos debería impulsar a pensar cómo enfrentar los retos, inevitables, de la globalización.



La paranoia nacional, que ha colocado banderitas tricolores en la foto de perfil, que Freud tal vez diría que son banderas priistas. (Yo me agencié una lavandera de Daumier)

Todo ello me hizo recordar un viejo número de Los Agachados,  de Rius, donde se conforma el Movimiento Masiosare Mexicano que se plantea casi todo esto que dicen nuestros amigos de fb, los "verdaderos mexicanos".

Ese movimiento, A todas M, al que el profe Gumaro, le añade una cuarta M, de Medieval, no permite entender lo qué pasa en el mundo, ni cómo responder a las agresiones de una pobre bestia ignorante.

La construcción de un nuevo país debe pasar por un tamiz de inteligencia y de solidez; de conocimiento de nuestra historia, y de la historia gringa (alguien también afirmaba que esta era la peor crisis diplomática con los gringos, se ve que ignora las crisis con estos satrápas)

No tengo respuestas, ni creo que nadie. Paradójicamente el ex-presidente Zedillo ha dado algunas claves interesantes que habría que escuchar, al igual que el mismo López Obrador que ayer sonaba bastante coherente (hoy ya le tocó sabadazo y regresó al choro de siempre).

Volteemos al mundo, literal.

Leamos la historia, leamos la sociedad.

La política es un juego de ajedrez que los mexicanos concebimos como un juego del coyote y las gallinas, donde el agandalle va por delante  y así, francamente, pues no se pinches puede.







PdEstas son las propuestas del movimiento a Todas M

1. Sólo se pasarán películas mexicanas en todos los cines, como educación permanente.
2. En los radios sólo podrá escucharse música mexicana, que no tiene nada que pedirle a la del extranjero o a la americana.
3. Sólo se consumirán los licores del país y los cigarros nacionales, así como las comidas con picante. Se declara traidor a la patria al que consuma paella o hotdogs.
4. Queda prohibida la lectura de libros de autores extranjeros o mexicanos que ataquen la mexicana alegría o duden de la calidad de la melcocha nacional.
5. En vez de cerrar las cartas con la choteada frase "sufragio efectivo, no reelección", los burócratas deberán usar frases mexicanas: "Lo hecho en México es lo mejor y más bien hecho", "Como México no hay dos".
6. Solo pasaran por televisión programas mexicanos, en vivo o en muerto. lo mismo en los teatros: Jororowsky será expulsado a Israel.
7. Todas las calles con nombres extranjeros serán cambiadas por nombres mexicanos. ¡Basta ya de Molieres, Pasteurs, Mazaryks, Gandhis, Goethes, Lincolns, Lafayettes y Shakespeares!.
8. En las escuelas dejará de enseñarse el inglés o francés. En su lugar los escuincles aprenderán zapoteco, mije , mixteco o cualquier otra lengua mexicana.
9. Todas nuestras fronteras serán cerradas, México se basta solo y no necesita nada de los extranjeros, de vez en cuando, grupos de mexicanos saldrán a mejorar la raza de otros países.
10. Todo aquel mexicano al que se le compruebe que se le cae la mano, será enviado a Inglaterra para que no nos ponga en vergüenza en público.

miércoles, 25 de enero de 2017

Videgaray se baja los pantalones

Una historia de la vida real. (Chiste reciclado)


Llega Videgaray a Guaschinton y Trump lo hace esperar.

Videgaray llama a un bolero, se sube el pantalón para no manchar sus elegantes zapatos.

Llega Trump.

Videgaray deja al bolero y su asistente le dice: "bájese los pantalones, don Luis".

Apenas llega Trump, Videgaray ya lo tiene abajo y está listo para lo que se venga.

¡Todo sea por la Patria!

domingo, 22 de enero de 2017

Aleluya cocodrilos sexuales aleluya, de Efraín Huerta

Publicado en Círculo de Poesía - Revista Electrónica de Literatura |



















Aleluya cocodrilos sexuales aleluya


                                                           Para ella que me mira morir


El gran río penetró la roca viva
y se adelgazó hasta el miedo y el estruendo
se hizo rayo se hizo ruina se hizo tonto esqueleto
y hoy padece a lo largo de pieles de tigre
a la orilla del cocodrilo que me sueña
y me hunde en el naufragio
de su carne tan blanca
oh carne nacarada en medio
de la arena
                     como tú
y estas dos medallas de oro que muerdo
dalias de vida y de martirio
y en ellas me retrato y consigo el descenso
al dulce infierno de tu vientre
y de nuevo los dientes
                                 ah malditos
ah maldita tú también
larga bestia ululante despierta lengua
en aquel círculo de asesinos
(Pierde toda esperanza
                                    amor mío)
de almas danzantes albas
cool cool cool cool jazz
                                  ¡Bríndamelo por fin
Aleluya Aleluya magnífico Grijalba
muerto de frío de rocas y pañuelos rojos
Piérdete
adelgázate hasta la soledad
de los cocodrilos que agonizan
al pie de mi medio siglo
                                   y de mi alcohol
cohol cohol cohol cohol jazz
marinera manía
de pintar escribir declamar pagar impuestos
luz renta etcétera
                                y luego abrazarte
bajo el diluvio de sones antillanos y misas lubas
y volver a abrazarte hasta el arte y el hartazgo
y aleluyarte hasta no sé cuando
dormida y abrumada purificada
                                                     putificada
¡Aleluya! ¡Aleluya!
poetas elotes tiernos calaveritas apaleadas
poetas inmensos reyes del eliotazgo
baratarios y pancistas
grandísimos quijotes de su tiznadísima chingamusa
perdónenme grandes y pequeños poetas
(Soy acaso el Hijo de Sánchez de la poesía
¿Peralvillo Tepito Incorporated?
Alors los invito a discurrir
pespunte limpio
por el nuevo paseo la Anti-Reforma)

viernes, 20 de enero de 2017

El día que murió José Guadalupe Posada



En mi libro Posada, editado por Planeta en 2008 y reeditado como el nombre de La portentosa vida de Posada, por ediciones de Don Lupe, en 2013, escribí una reconstrucción imaginaria de cómo fue el día de la muerte de Posada, en un oscuro cuarto de vecindad de Tepito, hace 104 años. El 20 de enero de 2013. En el primer capítulo de mi libro, escribí una recreación imaginaria de cómo pudo haber sido esa última noche.






SE MUERE DON LUPE

Toda la noche ha vomitado sin parar.


La oscura habitación tiene un olor nauseabundo pues la diarrea no se detiene con el atole de arroz, ni con tés de menta o de ruda, ni con ningún otro remedio de las vecinas.


A temprana hora Juan y Manuel han ido a buscar un doctor. De cualquier manera, los dos amigos de parranda saben que ya todo es inútil.


Don Lupe se acaba.


Lleva muchas semanas metiéndole al trago. Su rostro está más que demacrado y la deshidratación por la cagalera es más que obvia.


Hay colillas de cigarro forjado tiradas por doquier.


Danzan calaveras a su alrededor, los sueños se convierten en pesadilla.


Parece una película que se regresa al principio para repasar toda su vida, un viaje a la semilla. En quince días cumpliría 61 años, veintidós mil doscientos días.


Alrededor del petate donde se retuerce de dolor zapatean monstruos fantásticos, bocas con labios rojos que enseñan unos agresivos dientes listos para devorarlo, cuerpos con formas demoníacas, diablos, brujas, gritos lastimeros de la llorona, naguales, fantasmas.


El jolgorio empezó el día de su santo, el día de la Virgencita, el 12 de diciembre, cuando la ciudad, el país, el vecindario conmemoró la aparición del indio Juan Diego; siguieron las nueve jornadas de los santos peregrinos, continuó en la Noche Buena, la Navidad y celebró el fin del año 1912. Nacía uno nuevo, justo cuando la vida, su vida, se le apagaba.


Todo le duele, pero es el alma la que le hace insoportable la existencia. La ruda hierba, la ruda vida.


Cientos de cuartos componen la enorme vecindad ubicada a las orillas de la ciudad de México: es el barrio de Tepito, en la calle de la Paz. Son trescientos miserables cuartuchos, con más de mil almas que andan en la pena y en la pepena.


Cada uno de esos cuchitriles apenas mide tres por tres metros. Los excusados son colectivos, conformados por una larga fila sin puerta y un olor repugnante; afuera una pileta de agua que a veces, con un cubo, se usa para el excusado. Y de los tendederos, que parecen telarañas, cuelgan modestas ropas.


El otrora hombre regordete, ahora de cuerpo flácido y demacrado, parece mirar bailar las calaveras que dibujó hace muchos años, a los diablitos sonrientes, complacidos por su travesura, felices porque recibirán muy pronto a un huésped de lujo, su retratista favorito: don Lupe.


Una vecina le llevó una cazuelita con caldo de gallina y lo encontró llorando, lamentando no poder cerrar los ojos de su Juan Sabino, en ese treceavo aniversario de su muerte.


“¡Don Lupe se muere!”, es el clamor en los lavaderos esa mañana fría de domingo.


Él rememora los últimos días de su vida en el barrio de Tepito, a donde llegó cuando la ciudad lo fue expulsando, primero de Santa Teresa, luego de Santa Inés, más tarde del Cuadrante de Santa Catarina, para llegar a la calle del Carmen y terminar en este sitio donde viven hombres y mujeres que sobreviven en situaciones precarias.


Don Lupe sueña, como todos los días de su vida, pero hoy esos sueños se han tornado en pesadilla, como muchas otras noches más, como casi todas sus últimas noches, como todos sus últimos años.

sábado, 14 de enero de 2017

97 años de Chava Flores

Aunque honestamente es un dibujo muy malito, Google dedica doodle a Chava Flores por el 97 aniversario de su nacimiento.


Hace un par de años, en septiembre de 2015 publiqué en el número de septiembre de la espléndida revista Relatos e historia de México, un texto dedicado al gran cronista urbano Chava Flores.


jueves, 12 de enero de 2017

El Cartón de enero de 2017






Cada número de la revista Relatos e historias de México, la mejor publicación de divulgación de la historia que hay en este país, recoge una caricatura de otros tiempos, seleccionada por quien esto escribe.




Este nuevo año contiene un cartón de hace nueve décadas que parece muy actual: Los gobernadores dan patadas de mula a ley.

Se trata de un cartón atribuido a Hugo Thilgman, uno de los grandes (y desconocidos) caricaturistas mexicanos, creador de personajes como Mamerto y sus conocencias.

miércoles, 11 de enero de 2017

MIS LIBROS: La vida en México 1910-2010

Vuelve la gustada sección Mis libros

Una serie de notas acerca de los treinta y pico de libros que he escrito y publicado, la mayoría están agotados y los H editores, por extrañas razones de la vida, no los han reeditado, a pesar de que muchos de ellos se vendieron rápidamente.

Por cierto, nunca he entendido a los editores, se quejan de que la gente no compra libros y hay muchísimos que se agotaron hace tiempo y jamás aparecen de nuevo; otros se quedaron en las bodegas ante la ineficiencia de las editoriales (o de las distribuidoras, como Colofón, por ejemplo) que jamás distribuyen como dios manda. Sé que hay muchos libros, pero no todos tienen la gracia y el privilegio de la reedición.
En fin.
Con mi amigo Humberto Musacchio que presentó
el libro en la Sala Manuel M. Ponce,
del Palacio de Bellas Artes


Hoy les cuento de uno de los libros que me han gustado más: La vida en México 1910-2010, que originalmente se había concebido como una antología de crónicas pero que al final, gracias a un estupendo editor y lector como Gerardo de la Cruz, lo convertimos en una miscelánea de textos, para que pudieran caber muchas historias.

En el prólogo señalo: "este libro no es sólo un recuento de sucesos encadenados por el mismo pretexto: convertir la memorias de la ciudad  en una gozosa lectura conformada por una colección de artículos y textos fuera de contexto; en una revista de obsesiones y encuentros de una vasta metrópoli, capaz de leerse sin caer en la tentación temática, sino en la busca de la pluralidad de su propio ser en un siglo que empezó una década después".

Este fue el boletín de prensa: 

Apunta Agustín Sánchez González en el prólogo de La vida en México (1910-2010) que fue una ardua y compleja tarea compilar las múltiples visiones y memorias que sobre la Ciudad de México tienen (o han tenido) periodistas, cronistas, escritores, músicos y poetas.

Los más de cincuenta artículos que reúne este volumen reflejan con exactitud y amenidad las muchas ciudades que conjuga la capital de la nación, espejo de un país que es muchos países a la vez. Algunos de los autores seleccionados son Federico Gamboa, Alfonso Reyes, José Juan Tablada, Ricardo Garibay, Elena Poniatowska, José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis, Juan Villoro, Fabrizio Mejía Madrid y muchos más.

El objetivo fue integrar una selección fresca rica y diversa que mostrara con viveza la cotidianidad de la ciudad durante un siglo, un siglo que comenzó tarde ─con la celebración del Centenario de la Independencia y el fin del porfiriato─ y que terminó con la conmemoración del Bicentenario. El resultado: un mirador de las transformaciones de México y el mundo.

El curioso lector encontrará en este libro lo mismo la puntual crónica de la Decena Trágica que la del culto a san Juditas, los días 28 de cada mes, en la iglesia de San Hipólito, a la que bandas de chavos acuden para cumplir con una dinámica tradición “mazahua-skatopunk”, en la que santería y drogas se juntan abigarradamente.

Se lee aquí cómo ha evolucionado el consumo de drogas y la venta al menudeo en unos cuantos años, y también cómo se ha degradado el queso, sí, el queso que se consume ahora no se compara con el que probara el periodista José Alvarado en su época.

Está en el libro la dinámica puntual que se vivió en las calles de Madero, 5 de Mayo y Masaryk, en las colonias Roma y Anáhuac, en el Hipódromo, la Merced, Lecumberrri y en Xochimilco, o en el famoso festival de rock en Avándaro y en el Centro Histórico el 19 de septiembre de 1985, a las 7:19 horas de la mañana. A fin de cuentas, este libro producirá fascinación y espanto, un efecto como el de la misma ciudad, según lo expresa Juan Villoro: México es una suerte de mujer barbuda, de cuyo abrazo sus habitantes no se pueden desprender.

viernes, 6 de enero de 2017

Un día de Reyes en una casa mexicana, la casa de los Burrón

Una de las grandes historias de este país ha sido narrada, magistralmente por don Gabriel Vargas, el gran cronista urbano, un hombre que retrató de manera excepcional la vida mexicana y que, cuando uno mira esas imágenes, nota y denota que este país no puede entenderse sin las crónicas gráficas creadas por don gabriel y, en sus últimos años, dibujadas por su sobrino Guty Vargas, a quien hay que dar también su crédito pues heredó el gran talento de su tío y supo retratar muy bien el alma de los personajes de la gran Familia Burrón .

Este retrato muestra un día de reyes en casa de los burroncitos, con una carta que lamenta que por la inflación no traerán juguetes y sólo les dejarán mucho amor.

Esta carta, escrita en 1978, muestra que las crisis de enero no son sólo de ahora, por desgracia, ni las de 2017 son las peores como la manipulación y/o la ignorancia nos quieren vender, igual que nos quieren vender que vienen cosas peores.

No quiero menospreciar la crisis de hoy, pero con datos en la mano se puede mostrar que las ha habido peores y que ahora esto que está pasando está sobrevalorado y bastante manipulado.

Así que, feliz año, y no se dejen intimidar por los agoreros del futuro, quitémonos el miedo y luchemos, desde nuestra trincheras, y con aprecio a nuestros connacionales, por tener un país mejor .

jueves, 5 de enero de 2017

Los pobres en el cine (y en la vida) de los mexicanos

La educación sentimental de los mexicanos es un dogma con una serie de brazos que determinan lo que pensamos, lo que creemos. El universo conceptual de lo que somos ha sido determinado por el cine mexicano.

Nosotros los pobres,Ustedes los ricos o Un lugar cerca del cielo, por mencionar tres películas que nos han dicho que los pobres son buenos.

"Ustedes los pobre que tienen un corazón tan grande para todo. Ustedes son buenos", dice la ricachona mala, al pedir perdón a los pobres.


video
ESCENA FINAL DE USTEDES LOS RICOS

Esa idea, los pobres buenos no nos ha permitido entender las reacciones históricas de una sociedad. Justificar todo lo que hacen los pobres (o los indígenas, para el caso es lo mismo) en aras de su pobreza.


Digo esto, porque de los saqueos leo y leo que son grupos pagados, lo cual coincido, aunque creo que son de todos los partidos; pero estoy convencido de que también hay un buen número de gente que se suma a la masa y al saqueo.

Los famosos científicos sociales no van a entender a este país mientras no conozcan a los pobres. Me acuerdo en mis años proles cuando llevé a un compa del pc, que vivía en el circulo rojo de Copilco, a platicar con unos camaradas de la fábrica donde yo trabajaba y estaba indignado porque la platica fue solamente de dos temas: el Necaxa que jugaba muy mal, y las nalgas de Lyn May.


Hay que romper la versión idílica de que los pobres son buenos (echen un ojito a Los Olvidados, de Buñuel) para entender este país y ver que los pobres son buenos, pero hay un buen de pobres que no lo son.

miércoles, 4 de enero de 2017

El nuevo Pipila

¡El nuevo Pipila!

Es indignante. Pocas veces me ha dado tanta vergüenza ser mexicano


Los rumores y la psicosis

Lo que pasa estos primeros días de enero no es nuevo ni raro. Los demonios andan sueltos. Alguien quiere terminar pronto el sexenio, sin medir las consecuencias. 

Es verdad que el gasolinazo es muy grave y afectará seriamente los bolsillos de los mexicanos, pero también es verdad que hemos vivido peores momentos de enero. Sólo por recordar uno cercano, en 1995 cuando la moneda cayó y se generó un desempleo brutal.

Hay situaciones de peligro, donde se quiere empujar hacía la represión. Sugiero mantener la calma, no promover noticias falsas que ayuden a desestabilizar.

Es claro que hay grupos que encabezan estos saqueos y hay un montón de gente que los secunda, como los mosquitos, sólo por joder.

Pero los primeros traen consigna. 

Ojo.

domingo, 1 de enero de 2017

Feliz año, con una imagen de Posada


El tiempo, nuestro tiempo, se rige por un calendario que siempre está presente para que sepamos cuándo pasa  (o cuándo debe pasar) algún o algunos sucesos de nuestra vida.

Hoy es noche vieja y mañana será Año Nuevo. Y como cada fin de ciclo, haremos rituales, prometeremos, ofreceremos, cambiaremos, pero todo seguirá igual.

Por lo menos unos días, sino es que siempre.

Decía el poeta Antonio Machado 
Todo pasa y todo queda
pero lo nuestro es pasar
pasar haciendo caminos
caminos sobre la mar.


Que los años por venir les sean leves. 
No se azoten tanto, hagan lo que tengan que hacer, pero haganlo.
Y con la tambora de Posada, les deseo de verdad el mejor de los feliz años por venir.



Nuevo libro: crímenes y horrores en el siglo XIX

___En unas dos o tres semanas comienza a circular en librerías mi nuevo título  Crímenes y horrores en el México del siglo XIX . No se lo p...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS