miércoles, 30 de noviembre de 2016

EL HUMOR NEGRO ESTÁ DE LUTO: MURIÓ JOAQUÍN VELASCO

Dentro de mi búsqueda de caricaturistas, encontré esta nota del semanario Conciencia Pública, acerca de un excelente caricaturista jalisciense: Joaquín Velasco, autor de la tira Chenchito, que publicó en el viejo Unomásuno,





EL HUMOR NEGRO ESTÁ DE LUTO: MURIÓ JOAQUÍN VELASCO

EL HUMOR NEGRO ESTÁ DE LUTO: MURIÓ JOAQUÍN VELASCO
Ene 7, 2012
CARICATURISTA Y CARTONISTA INGENIOSO, CREADOR DE ‘CHENCHITO’ Y AUTOR DE LOS HIJOS DE ‘CHINCHUNCHÁN’, TENÍA UNA PENSIÓN COMO MAESTRO PORQUE COMO PERIODISTA SABÍA QUE LA PAGA ERA MUY MODESTA Y ENTREGABA RECIBOS HECHOS A MANO, SIN ESTABLECER NINGÚN DERECHO LABORAL

El sábado 31 se disponía a despedir el año con un trabajo que tenía pendiente que le encargó su hermana Sara, que consistía en la portada de un libro. Fiel a su costumbre de no fallar a los compromisos, se acomodó en el sillón de su cuarto y no bien había terminado la obra, cuando lo sorprendió la muerte, con un infarto fulminante, probablemente dormido, a juzgar por la apariencia de su cuerpo inerte y su expresión tranquila.

Compañeros de andanzas, Joaquín Velasco y yo llegamos a una cantina más arrabalera que las canciones de Chelo Silva, llamada “El Velorio”, porque no cerraban en toda la noche, salvo que se hubiera muerto un cliente asiduo, en cuyo caso la clientela se trasladaba a donde estuviera el cuerpo tendido para seguir la plática y tomar como si fuera la cantina.

Ubicado a espaldas del Hospicio Cabañas, la cantina la traslada a uno al siglo XVIII. A la entrada, casi se podía contar el aire infestado de humo de cigarro y un vaporcillo con muchos olores provenientes de una docena de ollas de más de 20 litros cada una, que ofrecían infusiones calientes de té de todos colores y sabores. Era lo único que vendían: té y brandy San Marcos; no había más.

La clientela, muy bulliciosa, parecía feliz. Joaquín me presentó a unos músicos, a dos luchadores, un boxeador y otros parroquianos que no parecían representar a lo mejor de la sociedad tapatía. La verdad sí me gustaron los tés que me ofrecieron con el brandy San Marcos, que en su publicidad aseguraba que contenía 8 kilos de uva en cada botella. Yo pedí té de limón, guayaba y yerbabuena. Me asombraba que en algunas mesas se manejaban lotes de relojes, joyas y dinero, que pasaban de una mano a otra, hasta que se embolsaba una parte cada uno.

Le pregunté a Velasco de qué se trataba: “Son ladrones que se reparten el botín, así es aquí todos los días, incluso hay polis que vienen por su cuota”. Yo me preocupé, pero él me dijo que no pasaba absolutamente nada. Volvimos unas 10 o 15 veces y siempre fue lo mismo.

Esos eran los lugares que le gustaba frecuentar a Joaquín Velasco, porque decía, ese era el verdadero pueblo, el que se reunía en lugares sórdidos, donde además se nutría su vena de caricaturista de la Fuente, uno de sus lugares preferidos. Una vez alguien le preguntó:

– ¿Habrá algo peor que el PRI Joaquín?
– Sí –contestó–: el PAN, el PRD, el Verde…
Cuando alguien se levantaba de la mesa, ya muy entrada la noche, Joaquín le pedía:
– Quédate otro rato hombre, si la estamos pasando bien, espérate.

Generalmente le contestaban que tenían que trabajar al otro día, o que tenían que atender a su familia, a lo que contestaba:
– Ah, bueno, si te importa más tu familia y tu trabajo que tus amigos, entonces vete, ándale ya vete.

Pero ante todos, Joaquín Velasco era un buen amigo y una buena persona. Nadie recuerda que le haya hecho algo mal a nadie. Siempre estaba dispuesto a ayudar a quien podía, algunos de sus conocidos o sus hijos están trabajando en un empleo que él les consiguió o logró cambiar a algún muchacho de una prepa a otra, o logró la inscripción de hijos de sus amigos en la primaria o la secundaria. Podía ser muy disipado, pero era muy responsable en su trabajo, nunca fallaba.

Combinaba su actividad como maestro de primaria, en una escuela federal y una estatal, en zonas de pobreza. Decía: “No sé si soy buen maestro o malo, pero de una cosa estoy seguro, no estoy dándole clases al futuro Presidente de la República”.

Murió jubilado a los 67 años con una pensión aceptable como maestro, porque como periodista ya sabía que nunca le dejaría nada, porque la paga era muy modesta y entregaba recibos hechos a mano, sin establecer ningún derecho laboral. Le sobreviven su esposa Rosa María Reynaga y sus hijos Adán, Jazmín (ambos dedicados al dibujo como su padres) Maricela y Anabel, madre de su único nieto, Santiago, al que amaba profundamente. También deja a sus hermanos Roberto, Sara, Ofelia, Bertha y Trini. Hizo cartón político para Conciencia Pública, El Occidental, El Diario de Guadalajara y El Jalisciense, e historieta para El Universal y Uno más Uno.

En el Informador publicó durante una década unas 300 fábulas ilustradas para jóvenes y niños que bien valdría recopilar para publicarlas en un libro. Publicó trabajos en La Opinión de Los Ángeles, y un diario deportivo de Japón. Incursionó en la radio con programas cómicos de crítica social. Publicó dos series de caricatura de crítica social: “Los Hijos de Chinchunchán” y “Los de Acá”.

Sus trabajos le valieron elogios de caricaturistas de la talla de Rius, su amigo, Naranjo y Helio Flores. Fue presidente de la Asociación de Periodistas Comunicación Cultural, donde fundó el Salón de la Caricatura, que ya desapareció y muchos eventos culturales como un concurso de compositores, a nivel estatal, que avaló la autora de “Bésame Mucho”, Consuelo Velázquez. Nunca pretendió dejar grandes cosas, pero heredó el ejemplo de padre de familia, abuelo y amigo incomparable, además de su obra que bien vale la pena que revisen las nuevas generaciones.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Si andan en la FIL. 100 años de caricatura

Forro de libro
de El Universal.

Presento mi libro (a control remoto porque ando en Lisboa, rumbo a Madrid, para revisar mi siguiente libro)

Este martes 29 a las 19.30 en el Salón Antonio Alatorre.
Portada

A mis amigos chilagos no se esponjen, pronto lo presentaré en el DeFectuoso

Pd. También se presenta el libro 100 años de fotografía, de José Antonio rodríguez, Brenda Ledesma y Arturo Ávila

sábado, 26 de noviembre de 2016

Antunes, Lisboa, la caricatura y el Metro






Los moneros me persiguen.

Apenas llegué a Lisboa, entré a la estación aeropuerto del metro de la capital portuguesa y me encontré una maravilla:

 una exposición con decenas de caricaturas de Antonio Antunes, el espléndido artista portugués, que retrata de manera excepcional a decenas de personajes de ese país.



Qué maravilla encontrarse con una muestra así.
Disfruten algunas de ellas.





domingo, 20 de noviembre de 2016

Libros para un buen fin y un mejor inicio de año

Ediciones de Don Lupe pone en oferta, durante todo noviembre y diciembre, los libros de Agustín Sánchez González.








MÁS GASTOS DE ENVÍO
Pedidos: agusanch@yahoo.com

Yo no me llamo Javier

Patéticos.
La clase política mexicana cada vez se ha deteriorado más y más.
Los niveles de corrupción son cada vez mas escandalosos y, ahora si, sin duda, como dijo creo que un cínico llamado López Portillo, "nos estamos volviendo cada vez más cínicos".

El caso más terrorífico es del asqueroso gobernador veracruzano llamado Javier Duarte que con su vocesita atiplada y ridículo juró quedarse en Veracruz tras pedir licencia. 

Pero desapareció.

El mismo cinismo del gobernador de Sonora, Padrés, y de una larga lista que no quiero recordar.

Pero Duarte ha resultado un caso de cinismo extremo.

Acaban de encontrar un pasaporte, tipo Academia universitaria de Santo Domingo, donde con un bigotito de padrote de los treinta pretende pasar por otro.

El voluminoso ladrón sigue como rata escondida. Y dicen que ya usa como himno la vieja canción de Los toreros muertos: Yo no me llamo Javier.

Sea pues, este país aguanta eso y más.
¿Aguanta?

jueves, 17 de noviembre de 2016

José Guadalupe Posada: un autor cervantino


Entre las miles de obras de Posada, destaca su calavera de Don Quijote, obra maestra del genio mexicano. Es de tal calidad, que pareciera que cabalga. 

No tengo duda que Posada conoció la obra de Cervantes, sólo así pudo lograr captar esa gran perfección de su Don Quijote.

Les regalo tres versiones:

La primera, la original, en hoja volante.






























La segunda en impresión de la plancha






y la tercera, una película de Don Quijote, en calavera, cabalgando





miércoles, 16 de noviembre de 2016

La caricatura mexicana en el blog de Kap, caricaturista catalán

14/12/06

La Caricatura Mexicana



Mi buen amigo el historiador y estudioso del medio caricatural Agustín González, autor del extenso Diccionario biográfico ilustrado de la caricatura mexicana (México: Limusa, 1997), me ha hecho llegar un par de estupendos libritos sobre esta materia. Primero, Los medallistas olímpicos vistos por los moneros, editado por la Asociación Mexicana de Medallistas Olímpicos y la activa Sociedad Mexicana de Caricaturistas. En él, todos los medallistas olímpicos entre 1932 y 2004 son dibujados por el lápiz alegre y afilado de los cartonistas mexicanos. Cada deportista -presentado con su disciplina y el lugar y año de los juegos en los que consiguió la medalla-, es retratado por uno de los caricaturistas, a los que acompañan una serie de datos biográficos y una pequeña autocaricatura. El volumen se inicia con una presentación del presidente de la Asociación de Medallistas, y una introducción del presidente de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas y director del Museo de la Caricatura, el también dibujante y buen amigo Trizas. Sigue una interesante contextualización de Agustín González que ya da paso a la galería de dibujos hechos por Alfredo Guasp (cuya caricatura del boxeador Francisco Cabañas es la imagen que podéis ver aquí), Trizas, Castre, Sam, Art, Ernesto García Cabral, Fran, Luis Xavier, Arias Bernal, Audiffred, Ras, Davica, Rocko, Freyre, Franco, Terrazas, Castre, Romero, Altamirano, Rochagarfias, Rubén, Garci, Jacobo, Castrux, Maral, Zetina, Paco Baca, Alarcón (otro buen amigo), Flores, Gabriel, Manjárrez, Salazar Berber, Pacote, E. Gómez, Ector, David Carrillo, y Castruita. Una experiencia que nació en la clausura de la exposición "La Olimpiada del Humor" en el Museo de la Caricatura de México, y que cuajó para gozo y alborozo de los que gustan de los monos y el deporte. Se trata, sin duda, de un libro a la par interesante y divertido, pues una cosa que hace años que he constatado es el gran nivel de los dibujantes mexicanos. Ya desde mi primer encuentro en las jornadas de Alcalá de Henares con Trizas, Apebas, y Carreño Jr. descubrí el dominio técnico y la destreza de todos ellos, lo que confirmé al conocer tanto a Juan Alarcón como a Alecus. En el difícil arte de la caricatura, ellos se desenvuelven con una soltura descomunal, enriquecida por recursos técnicos inauditos lo que da resultados de gran plasticidad; digo yo que no se si será el tequila.




El otro volumen es un estudio gáfico-biográfico del dibujante pachuqueño Armando Guerrero Edwards (1903-1995) editado en 2004 conjuntamente por la Sociedad Mexicana de Caricaturistas y por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. En Guerrero Edwards, imagen y perseverancia, Agustín Sánchez nos conduce por un conciso pero exhaustivo recorrido por la trayectoria vital y profesional del más longevo de los dibujantes mexicanos, creador de personajes tan importantes en la historieta de ese país como Chicharrín y el sargento Pistolas. Descubriremos los orígenes del monero que, con apenas once años, una vez huérfano, se escapó de casa de sus tíos y se marchó con un grupo de soldados a hacer la revolución; su participación en el concurso de caricaturas del diario
El Universal en 1924; la influencia de "El Chango" García Cabral que le invitó a colaborar en la revista Fantoche; sus trabajos publicitarios entre los que destaca la creación del osito de Bimbo; la creación de la mítica revista Piocha; y su larga trayectoria en el periódico Excélsior. Un apasionante texto, acompañado de una importante nota bibliográfica (cosa que siempre es de agradecer en este tipo de trabajos), y una amplia muestra de viñetas, chistes e historietas de Guerrero Edwards. El librito se completa con una presentación del consejo editorial de la Universidad de Estado de Hidalgo y de Trizas, como Presidente de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas. Un interesante esfuerzo editorial que añade una pieza valiosa al corpus bibliográfico de la historia de la caricatura, el dibujo de humor y la sátira gráfica, que buena falta nos hace.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Mi homenaje a Naranjo en Confabulario

Este texto lo escribí a los pocos minutos de enterarme del fallecimiento de Naranjo.


Un enorme caricaturista que mi generación tuvo el privilegio de leer y gracias a ello, mirar el mundo (y el arte) de otra manera.



sábado, 12 de noviembre de 2016

Los ojos (y las hojas) de Naranjo

Hace algunosaños, con motivo de la donación que hizo Rogelio Naranjo a la UNAM publiqué este texto en el libro Vivir en la raya, un homenaje a uno de nuestros grandes creadores.



martes, 1 de noviembre de 2016

El bond que nunca usó Posada

Al ingenioso Miguel Mancera se le ocurrió inventar un festival luego de ver la película de James Bond. Así lo declaró hace unos días. 

Posada, hay que decirlo, nunca dibujó en Bond.

Les comparto un breve texto que escribí en 2013 al respecto.


Estamos a punto de celebrar la Fiesta de Todos Santos y Día de los Fieles Difuntos, una tradición que corresponde al mestizaje mexicano, con aportaciones tradicionales indígenas pero, creo, con una fuerte influencia católica, europea. Queda por aclarar e investigar, más allá del "indigenocentrismo", el peso de las danzas macabras renacentistas, más que los viajes al inframundo mesoamericanos. En fin, también, queda el gigantesco mito de Posada como un fenómeno dedicado sólo a la muerte y, sobre todo, a la Catrina con una exageración tal, que la han convertido, es real, en la Diva de México (así lo nombró el Municipio de Aguascalientes), y corriendo el riesgo de convertirse en una botarga como el dr. Simi. En estos días, me niego a subir calaveras de Posada (cuyo porcentaje no debe ir más allá del 5% del total de su obra) en cambio, como un homenaje permanente, subiré esta semana sus diablos, fantasmas y demás monstruos.

Cartón del mes de octubre. Inundaciones en el siglo XIX

¡Pague usted su contribución para empedrados! Por: Agustín Sánchez González En 1865 hubo una enorme inundación en la zona  pega...

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS